Dra. Corazón

comprar-vinilo-decorativo-reloj-pensamiento-dekotipo-online

Estamos convencidos de que el tiempo es nuestro bien más preciado y regalarlo  a los demás no parece estar dentro de nuestras prioridades. Siempre hay pretextos para evitar llevar a alguien a hacer sus compras de la semana para ayudarlo con las bolsas. Nadie se le ocurre ofrecerse para dejar o recoger a algún amigo en el aeropuerto o  acompañarlo a hacer algún recado de vez en cuando para hacer parte de su día a día.

Si la conversación no es de vida o muerte, resultan mil reuniones y negocios antes que agendar un café o un rato para un simple encuentro casual en cualquier momento de la semana. Nuestro tiempo vale, sin duda,  y es precisamente por eso que deberíamos utilizarlo para cosas un poco más altruistas como dar compañía quien lo necesita o simplemente lo desea. Esa sería una manera muy especial de decirle que tan importante es para nosotros.

En una reciente reunión de amigos y amigas con sus respectivas parejas,  hice una encuesta en la que propuse la palabra “Tiempo” como opción de  respuesta dentro de las posibilidades para su próximo regalo de cumpleaños. La  mayoría eligió el tiempo de los demás como el presente ideal. Las lista incluía objetos personales, libros, ropa o cosas para la casa o la oficina pero juntos llegaron a la conclusión que preferían minutos en compañía de un interlocutor de confianza absoluta. Apúntenlo, les aseguro que será infalible ofrecer minutos de atención a partir de ahora. Parece sencillo y maravilloso no tener que invertir dinero para hacer un homenaje a quienes queremos , solo bastará con el tic-tac del reloj.

El tiempo de un amigo, de un familiar o de la pareja es imposible de comprar , de ahí el valor agregado y único. Deberíamos ofrecerlo con más frecuencia y  de forma desinteresada para acompañarnos en momentos que aparentan ser intrascendentes por la rutina diaria pero que tendrían un incalculable valor para la vida. Los recuerdos de los minutos compartidos son importantes para afianzar nuestras relaciones a través del tiempo.

De vez en cuando  quiero el tiempo de ciertas personas. Tiempo para que me oigan cuando necesito decir algo “importante” para mi. Tiempo para hablar de lo que me pasa o simplemente tiempo para preguntar sobre alguna decisión que implique mi futuro próximo. Quisiera que los demás me dieran su valioso tiempo para oirme repetir una y otra vez lo mismo o que se sienten a mi lado a leer o simplemente estar, incluso no tendríamos que  hablar de algo determinado ¿se supone que si me regalan su tiempo yo lo puedo usar en lo que quiera, o no?

En contraprestación a todo , prometo  solemnemente hacer el esfuerzo necesario y serio de ofrecer minutos y horas para hacer sentir a los demás que son importantes para mi y el resto del mundo. Aclaro que no podrá ser diario pero si semanal. Por cierto, el oficio de Dra. o Dr. Corazón está resultando muy apetecido por éstos días cuando nadie quiere oír los rollos amorosos de nadie. Valdría la pena montar consultorio privado con la única condición de aceptar un abrazo y un ” gracias por tu tiempo”  como pago por la sesión.

Estándar